jueves, 14 de julio de 2011

Mejor tenerlo como amigo: Fairchild-Republic A-10 "WARTHOG".

Salvando los años y la tecnología, al Fairchild-Republic A-10, se le considera el heredero del Republic P-47 Thunderbolt que, siendo un cazabombardero, se erigió en la peor pesadilla para las divisiónes blindadas y motorizadas, redes ferroviárias, báses aéreas y de suministros del ejército alemán, eficáz protector de la misiónes de la 8ª Fuerza Aérea durante las incursiónes sobre Europa durante la II Guerra Mundial.
Aunque su sobrenombre de "Thunderbolt" (Trueno) proviene del P-47, los pilotos le apódan simple y cariñosamente "Hog", abreviado de "Warthog".
El A-10 Thunderbolt II es un avión monoplaza, birreactor, de ala recta y cuya misión principal es el ataque a objetívos en tierra y apoyo cercano.
Fabricado por Fairchild-Republic realizó su primer vuelo el 10 de Mayo de 1.972, iniciando su incorporación a las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos a primeros de 1.977.
La producción total del A-10 se estima en 715 unidades, entre los años 1.972 y 1.984, con un costo unitario de 11 millónes de Dólares US.
En todas las misiones que participa no tiene la relevancia de otros modelos más llamatívos, es un "peón de bréga", un caballo de batalla discreto en su presencia, pero altamente efectivo con sus resultados, casi siempre demoledóres para los objetívos asignados.
Un verdadero "destroyer" del enemigo.
Con un diseño fuera de cualquier estética aerodinámica actual, en el A-10 todo tiene su explicación. Posee un blindaje impresionante, tanto para el piloto como en las partes estructuráles más básicas para su supervivencia en combate. Hay que tener en cuenta que la mayoría de sus misiones las realiza a baja altura y expuesto a las defénsas hostiles.
Lo demostró ampliamente en la Guerra del Golfo, en Bosnia y Kosovo, Afganistán y en la última Guerra de Irak.
El A-10 es altamente maniobrable a velocidades y altitudes bajas gracias a sus extensas alas, de gran superficie y alargamiento y con grandes alerones. Éstas también permiten despegues y aterrizajes cortos, pudiendo realizar operaciones desde aeródromos rudimentarios cerca del frente militar. Puede estar en el aire merodeando durante largos periodos y operar a alturas por debajo de 300 metros con una visibilidad de 2,4 km. Normalmente vuela a velocidades relativamente lentas, de 560 km/h, lo que le permite actuar mejor en el papel de ataque a tierra que los rápidos cazabombarderos, los cuales suelen tener dificultades para atacar objetivos pequeños y en movimiento.
El Thunderbolt II puede ser mantenido y operado desde bases con instalaciones limitadas cerca de las zonas de batalla. Una característica inusual es que muchas de las partes de este avión son intercambiables entre los lados derecho e izquierdo, incluyendo los motores, el tren de aterrizaje principal y los estabilizadores verticales. El robusto tren de aterrizaje, las ruedas de baja presión, y las grandes alas rectas le permiten utilizar pistas cortas y en mal estado, incluso con una pesada carga de armamento, siendo capaz de operar desde bases aéreas dañadas. Si las pistas de despegue son destruidas en un ataque, el A-10 puede utilizar las calles de rodaje, o secciones de carretera rectas como pueden ser las autobahn alemanas. También está diseñado para ser repostado, rearmado y reparado con un equipo mínimo.
La mayor parte de las superficies estabilizadoras del avión militar están formadas por paneles con estructura de panal. La razón es que proporcionan resistencia con un compromiso de peso mínimo, además con esta forma son menos propensas a deformarse en cualquier dirección incluso si parte del panel ha sido dañado. El A-10 incluye este tipo de paneles en el borde de ataque del ala, la envoltura de los flaps, los elevadores, timones y otras secciones de las derivas.
El A-10 tiene paneles de revestimiento fabricados integralmente. Debido a que los largueros están integrados con el revestimiento no tiene problemas de unión o sellado. Estos paneles, fabricados mediante el uso de máquinas controladas por ordenador, reducen el tiempo y por tanto el coste de producción. La experiencia en combate ha demostrado que este tipo de panel es más resistente a los daños. El revestimiento no debe soportar carga, por consiguiente las secciones de revestimiento dañadas pueden ser fácilmente reemplazadas en el campo de operaciones, con materiales improvisados si es necesario.
Los alerones se encuentran en la parte más alejada de las alas para obtener un mayor movimiento de alabeo, como en la mayoría de los aviones, pero en este caso con dos características distintivas. La primera, los alerones son más grandes de lo convencional, casi el 50% de la cuerda del ala, proporcionando un mejor control incluso a velocidades bajas. Además, los alerones están divididos en dos partes, que pueden ser accionados por separado a modo de aerofrenos.
Debido a la proximidad entre el tren de aterrizaje frontal y el cañón, en el A-10 el tren de aterrizaje está desplazado hacia la parte derecha del avión y el cañón ligeramente hacia la izquierda. Durante el rodaje por la pista, el tren de aterrizaje frontal desplazado provoca que el aparato tenga un radio de giro desigual: girar hacia la derecha en el suelo le lleva menos distancia que girar a la izquierda debido a la distancia que existe entre la rueda interior y la rueda de dirección es también menor.
Aunque el A-10 puede portar un gran carga lanzable externa, su arma principal integrada es el cañón automático de calibre 30 mm GAU-8/A Avenger, de tipo Gatling con siete cañones rotativos. Esta arma, uno de los cañones más potentes de los que se hayan montado en una aeronave, puede disparar grandes proyectiles de tipo alto explosivo o perforante de blindaje de uranio empobrecido. En el diseño original el piloto podía cambiar entre dos velocidades de disparo: 2.100 o 4.200 disparos por minuto, pero esto se cambió a una cadencia de tiro fija de 3.900 disparos por minuto. El cañón tarda en torno a medio segundo en alcanzar la velocidad máxima, realizando 50 disparos durante el primer segundo y entre 65 y 70 a partir de entonces. Además, se trata de un arma precisa, capaz de situar el 80% de sus disparos dentro de un círculo de 12,4 metros desde una distancia de 1.220 metros (4.000 pies) mientras está en vuelo. El GAU-8 está optimizado para funcionar con la inclinación creada desde 1.220 m con el A-10 en un picado de 30 grados.
El fuselaje del avión está construido en torno al cañón. Por ejemplo, el tren delantero está desplazado a la derecha del avión para hacerle sitio al cañón rotativo; éste está desplazado unos centímetros al lado contrario, de manera que la boca del cañón por la que salen los proyectiles, que es la que se encuentra a las 9 en punto visto desde la parte frontal del mismo, queda perfectamente alineada dentro del eje longitudinal del avión (ver imagen). La munición del cañón se almacena en un tambor de 1,82 metros (11 pulgadas y media) de largo que tiene capacidad para un máximo de 1.350 proyectiles de 30 mm,61 pero que generalmente sólo se carga con 1.174.59.


El daño causado por la detonación de la munición del tambor en caso de ser alcanzada por un proyectil explosivo enemigo sería catastrófico, por lo que se ha dedicado una gran cantidad de esfuerzo en proteger el tambor, instalándole múltiples placas de blindaje de distintos grosores entre el mismo y el revestimiento del avión para que si algún proyectil enemigo alcanza esa zona, éste detone antes de alcanzar el tambor.  Adicionalmente cuenta con una capa final de blindaje alrededor del propio tambor para protegerlo de daños de fragmentación. La munición del cañón es cargada con un carro de municionamiento GFU-7/E hecho específicamente para el A-10 y el GAU-8.

En cuanto al armamento externo, el A-10 usa habitualmente el misil aire-superficie AGM-65 Maverick, con diferentes variaciones para guiado electro-óptico (por TV) o por infrarrojos. El Maverick permite atacar objetivos a mucha más distancia que el cañón, por lo que es más seguro en presencia de sistemas antiaéreos modernos. Durante la Guerra del Golfo, ante la ausencia de cámaras infrarrojas de barrido frontal (FLIR) en el propio avión, se utilizaron las cámaras de infrarrojos del misil Maverick para las misiones nocturnas. Otro armamento del que dispone son las bombas de racimo y contenedores de cohetes como el Hydra 70. Aunque el A-10 está preparado para lanzar bombas guiadas por láser, su uso es relativamente raro; a las bajas altitudes y velocidades que suele operar el A-10, las bombas no guiadas estándar ofrecen una precisión adecuada a un coste mucho menor. Los Thunderbolt II también suelen llevar un contenedor de contramedidas electrónicas (ECM) ALQ-131 bajo una de las alas y un par de misiles aire-aire AIM-9 Sidewinder bajo la otra para defensa propia.
El A-10 entró en combate por primera vez durante la Guerra del Golfo en 1991, destruyendo más de 900 carros de combate, unos 2.000 vehículos militares y cerca de 1.200 piezas de artillería del Ejército Iraquí. También derribó dos helicópteros iraquíes con el cañón GAU-8. El primero de esos derribos fue realizado por del capitán Robert Swain el 6 de febrero de 1991 sobre Kuwait y se convirtió en la primera victoria aire-aire del Thunderbolt II. Durante la guerra fueron derribados cuatro aparatos A-10, todos por misiles superficie-aire. El avión de ataque estadounidense tuvo un porcentaje de capacidad operativa del 95,7%, con unas 8.100 salidas y lanzando el 90% de los misiles AGM-65 Maverick utilizados en el conflicto. El éxito del Warthog en el conflicto hizo que poco después la Fuerza Aérea abandonara la idea de reemplazarlo con una versión de apoyo aéreo cercano del F-16.

ESPECIFICACIONES GENERALES:

Tripulación: 1 piloto.
Longitud: 16,26 m.
Envergadura: 17,53 m.
Altura: 4,47 m.
Superficie alar: 47 m².
Perfil alar: NACA 6716 en raíz, NACA 6713 en punta.

PESOS:

Vacío: 11.321 kg.
Cargado:
Estándar: 13.782 kg.
En misión CAS: 21.361 kg.
En misión contra blindados: 19.083 kg.
Peso máximo al despegue: 23.000 kg.

PLANTA MOTRÍZ:

2 Motóres turbofán General Electric TF34-GE-100A, de 4.112 kg. unitários.

PRESTACIONES:

Velocidad máxima puntual: 833 km/h. a 1.500 m con 18 bombas Mk 82.
Velocidad máxima operativa: 706 km/h. a nivel del mar y descargado.
Velocidad crucero: 560 km/h.
Velocidad de entrada en pérdida: 220 km/h.

RADIO DE ACCION:

En misión CAS: 460 km con 1,88 h de merodeo monomotor a 1.500 m y 10 min de combate.
En misión contra blindados: 467 km con incursión y huida a nivel del mar y 30 min de combate.
Alcance en traslado: 4.150 km. con viento en contra de 90 km/h y 20 min de reserva.
Techo de servicio: 13.716 m.
Régimen de trepada: 30,5 m/s.
Carga alar: 482 kg/m².

ARMAMENTO:

1 cañón GATLING GAU-8 Avenger de 30 mm, con 1.174 proyectiles.
Puntos de anclaje: 11 (8 pilónes subalares y otros 3 bajo el fuselaje) con una capacidad de 7.260 kg, para cargar una combinación de:
Bómbas:
De propósito general de la serie Mark 80 (Mk 81, Mk 82, Mk 83, Mk 84).
Bombas incendiarias Mk 77.
Bombas de racimo BLU-1, BLU-27/B Rockeye II, Mk20, BL-755 y CBU-52/58/71/87/89/97.
Bombas guiadas por láser de la serie Paveway.
Bombas inteligentes JDAM (convencionales) y WCMD (de racimo) (A-10C).

Cohetes:
4 contenedores LAU-61 o LAU-68 (cada uno con 19, o 7 cohetes Hydra 70 respectivamente).
4 contenedores LAU-5003 (cada uno con 19  CRV7 de 70 mm).
6 contenedores LAU-10 (cada uno con 4 cohetes Zuni de 127 mm).

Misíles:
2 misiles aire-aire AIM-9 Sidewinder para defensa.
8 misiles aire-superficie AGM-65 Maverick.

Otros:
Contenedor SUU-42A/A dispensador de señuelos chaff y bengalas
Contenedores de contramedidas electrónicas AN/ALQ-131 y AN/ALQ-184
Pods de designación de objetivos Lockheed Martin Sniper XR y LITENING (A-10C)
2  Depósitos de combustible externos "Sargent Fletcher" de 600 galónes para ampliar el alcance.

Aviónica:
Pod rastreador láser AN/AAS-35(V) "Pave Penny" (montado en el lado derecho debajo de la carlinga), para ser usado con las bombas guiadas por láser Paveway.
HUD para vuelo técnico mejorado y apoyo aire-tierra.




Base de dátos:
Archívos de El Sitio.
Wikipedia.
Airlines (fótos).
Youtube (video).