lunes, 14 de junio de 2010

Breve visita al Museo del Aire en Cuatro Vientos (LECU).


Desde ésta página quiero invitarte a visitar algo tan nuestro, y tan extrahordinario, como el Museo del Aire de Cuatro Vientos. Lo que se inició como un mero proyecto de archivo referido a la Aviación Española, se ha convertido, hoy día, en lo que se puede considerar una de las cinco mejores Exposiciones de Aeronaútica en Europa. Máxime teniendo en cuenta que los fondos asignados para tan ciclópea tarea, en los tiempos que nos ocupan, deben ser bastante limitados.
Aún así, con el transcurso de los años, el Museo ha ido a más, suelo visitarlo periódicamente y siempre me sorprende con mejoras y novedades. Teniendo en cuenta que el acceso es gratuito, sí, aunque parezca extraño no supone ningún costo visitarlo. Tienes libertad total para moverte en su recinto, respetando unas normas básicas de respeto a lo allí expuesto, obtener fotos propias y emplear libremente en su recorrido el tiempo que tu curiosidad y ganas de aprender te soliciten.


Las cuatro horas que permiten la estancia en el mismo se antójan cortas, los nuevos hangares te consumen el tiempo y siempre te queda la sensación de que "no ví en detalle tal o cual cosa, tendré que volver otro día", y seguro que lo harás.
Incluyo, en éste artículo, algunas fotos efectuadas en la última visita el pasado día 3 de Junio, festividad en Madrid, pero cualquier momento es bueno para disfrutar de una inolvidable jornada.

"Ocupa una superficie de 66.938 metros cuadrados, repartidos en una zona de exposición exterior y siete hangares que albergan más de 140 aeronaves, así como uniformes, condecoraciones, motores, maquetas y otros fondos relacionados con la aviación.
Entre los fondos del Museo destacan piezas únicas como el Villanova-Acedo, aeroplano más antiguo que se conserva en España; el “Jesús del Gran Poder”, con el que los capitanes Iglesias y Jiménez atravesaron el Atlántico Sur en 1929; el bombardero alemán Heinkel He 111 E-1 y un autogiro C-19, diseñado por Juan de la Cierva, que voló por primera vez en 1932.
La zona exterior está dividida en siete plataformas donde se expone desde el gigantesco avión Stratotanker hasta el diminuto Airtruck, pasando por helicópteros, hidroaviones y reactores de combate."
BOLETÍN DEL MUSEO DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA