domingo, 28 de marzo de 2010

Grumman TBM "AVENGER" - El trágico "Vuelo 19"

5 de Diciembre de 1945 - Base Aérea de Fort Lauderdale - Miami (Florida):

Un Grupo compuesto de 5 Aviones Grumman "Avenger" TBM , Torpederos-Bombarderos, de la Marina de Estados Unidos, terminaban los pertinentes chequeos previos al vuelo de entrenamiento, recién finalizada la Segunda Guerra Mundial y todavía con la psicósis bélica presente en todos.
 Al mando de la patrulla se encontraba el Teniente Naval Charles C. Taylor, de 28 años de edad, instructor y líder de los 14 Alumnos Pilotos que componían el Grupo, tres tripulantes por aparato.
 El encendido de motores radiales de los "Avenger" se realizó a las 14:00, una vez comprobado y confirmado que tanto el combustible, los instrumentos de Navegación y todos los aspectos referentes al Plan de Vuelo estaban correctos. Los 1.600 caballos de potencia del Avión Líder, Tte. de Navío Taylor ("FT-28"), inícia su carrera de despegue a las 14:10 seguido de inmediato por los otros cuatro Grumman. Las condiciones metereológicas, en ésos momentos, son óptimas y los Servicios Navales preveen un plácido vuelo de entrenamiento. El Plan de Vuelo supone dos horas en el aire, dirigiendose 198 kilómetros hacia el Este de la A.B., posteriormente virar al Nort-Suroeste 117 kilómetros y realizar otro giro hacia el Sur-Oeste, 193 kilómetros, e iniciar el regreso a su Base. Previamente realizarían un lanzamiento de bombas sobre las Islas Hens and Chickens, al sur de la Gran Bahama, cosa que se realizó con éxito.
A partir de ése momento comienza la "Trágica Epopeya del Vuelo 19". Salvo la constancia de las comunicaciones aportadas por los controladores de Fort Lauderdale, el resto queda para la imaginación y el misterio más absoluto, aquí se inicia la leyenda del Triángulo de Las Bermudas, en el que nó voy a entrar, puesto que sólo quiero reflejar lo concerniente al Vuelo en sí, con los datos de que dispongo.








Transmisiones captadas por los Controladores:

Un Alumno Piloto indica a otro (Powers) la ruta inapropiada que estaban siguiendo, pero éste último responde: "Ignoro nuestra posición exacta, creo que nos hemos perdido después del segundo cambio de Rumbo". La emisión de Radio es captada por otro Avión posado en la pista, el FT-74, quién le solicita identificación y comunica a la Base de la existencia de un Avión perdido.
Después de un dilatado espacio de tiempo, Taylor (FT-28), responde: "Averiados los dos Compás....Nuestro destino es Fort Lauderdale en Florida. Volamos sobre tierra, posiblemente sobre los "Key"....Estoy desorientado....Ignoro posición exacta...No sé cómo llegar a la Base".
Desde la Base el Controlador-Jefe le indica que está lejos de los "Keys" y que tenía que poner rumbo al Oeste. Taylor está nervioso y desorientado, no consigue fijar la posición de su Grupo a pesar de ser un Piloto experto, pensaba que estaba sobre los "Cayos de Florida", pero en realidad volaba por encima de de una Isla de Las Bahamas. Hay un dato que confirma que Taylor NO llevaba su reloj y que, al margen de los instrumentos de Navegación, era imprescindible para volar en aquellos años. Mandó el siguiente mensaje: "Nuevo Rumbo en 030º, durante 40 minutos, virado luego al Norte. Eso nos confirmará no estar sobre el Golfo de Méjico". Cráso error, y así lo detectaron los controladores de tierra: Poniendo rumbo al Norte de Las Bahamas, el Tte. Taylor alejaba sus Aviones hacia el Océano, alejándolos de Florida, toda posibilidad de encontrar tierra firme desaparecía. En la Base, los controladores, vieron nítidamente que ésa maniobra sería el fín de la Patrulla e inmediatamente indicaron al Líder que pasara a Frecuencia de Emergencia para tener mejor comunicación, ya que ésta se estaba deteriorando por momentos. Taylor se negó para evitar perder la comunicación con sus Pilotos.(Segundo error dramático).
Sobre las 17:00, Taylor comunica cambio de Rumbo: "090º, durante 10 minutos". con éstas órdenes dirige a sus Pilotos al Este, lejos de tierra.
En ése momento uno de los Alumnos-Piloto clama por Radio: "Teniente: Esa maniobra nos llevaría lejos de la Costa, hay que virar al Oeste, llévanos al Oeste, giremos 180º, Teniente ¿Me recibe?, cambie el rumbo, se nos acaba el combustible".
En sus cabinas la duda, el desconcierto, empieza a dar paso al pánico, no se vé nada, una espesa neblina impide ver más allá de la formación de los 5 "Avenger", de vez en cuando se atisba la superficie del Oceáno, fantasmagóricamente blanco, anormalmente extraño. Muchos instrumentos de vuelo desvarían, ¿Qué sucede?
El Líder reporta (17:15 horas) que se dirigen hacia el Oeste (¿?).
El tiempo pasa y el combustible se agota, en la Base la recepción de las transmisiones cada vez son más débiles, prácticamente ilegibles, no saben que hacer, no dejan de intentar comunicar con la Patrulla de "Avenger", pero intuyen lo peor.
Son las 18:20, Taylor se desmorona, no hay combustible suficiente, está perdido, no llegarán a tierra, es el fín, ahora lo ve claro y manda sus últimos mensages: "¡Formación cerrada, juntos, más juntos, que os veaís todos, tendremos que amerizar!. Vigilar el Fuel. Notificar cuando la reserva baje de los 40 litros. Revisar los Packs de Supervivencia. Después del contacto saltar fuera de la carlinga rápidamente".
La última transmisión se recibió muy debilmente sobre las 19:04 horas:"Nó nos sígan, nó nos sígan"..... "FT....FT....FT...."
Desde algún lugar desconocido, los pilotos habían alcanzado a enviar un mensaje para alertar a sus compañeros. Pero ¿De qué........?.


Epílogo:

"Mientras se hacía evidente que el "Vuelo 19" estaba perdido, numerosas Bases Aéreas iniciaron la operativa de rescate. A las 19:37, dos hidroaviones de tipo PBM-5, Martin Mariner, fueron enviados para localizar a los 5 "Avenger": Sus códigos eran "Training 32" y "Training 49". Los dos aparatos despegaron de la base naval de Banana River (Patrick Air Force Base). "Training 32" fue enviado al Este, hacia Las Bahamas. "Training 49" recorrió la costa de Florida."Training 49" desapareció, nó se localizó resto alguno".

"A las 19:50, dos Buques reportaron haber visto una explosión en el cielo, dónde se situaba  el "Training 49". También observaron llamas en el océano. Estas informaciones acreditan la teoría de explosión en pleno vuelo. De hecho, el Martin Mariner (apodado "La Cisterna Volante"), era conocido por su olor a gasolina, tenía grandes riesgos de explosión".

El Triángulo de Las Bermúdas:
(También apodado como "Triángulo del Diablo" o "El Límbo de los Perdidos").

Es un área geográfica de 3.900.000 kilómetros cuadrados entre las islas Bermudas, Puerto Rico y Melbourne (Florida), situado de 55°O a 85°O y de 30°N a 40°N, en la que se han producido numerosas desapariciones de Aviones y Barcos .

Recientemente se han encontrado restos de aviones TBM Avenger a 300 km de Daytona Beach, a una profundidad de 230 metros, y se cree que son los famosos aparatos del "Vuelo 19", de momento coinciden los números de serie de los aparatos y el número de ellos. De confirmase estos datos podríamos estar ante la solución de esta desaparación. Los aviones fueron encontrados cerca unos de otros en un radio de dos kilómetros y medio y a unos 230 metros de profundidad El descubrimiento fortuito se llevo a cabo desde el barco “Deep Sea” mientras buscaban los restos de un galeón Español. Según relataron los miembros de la tripulación cuatro de los aviones estaban derechos y parecían hallarse en excelentes condiciones: "Hasta los cristales de las ventanillas y las torres de las ametralladoras permanecían intactos".

Este lugar es el guardián de sucesos sin explicación que han recorrido el mundo. El fenómeno se atribuye a muchas causas. Algunos científicos dicen que en esos lugares hay grandes Campos de Energía provenientes de la Tierra y debido a ésto las Comunicaciones se cortan. Otros, estudiosos de la Ciencia Ficción, piensan que el Triángulo está relacionado con fenómenos extraterrestres y OVNI. En cambio, hay quienes piensan que en ése lugar se encuentra el Portal que úne ésta Dimensión con otra, si ésta teoría fuera cierta, las personas no son secuestradas, sino que son transportadas a otra dimensión.

Autor: j. ferrer - "jactres"